Nuestros panettones artesanales

22.00 IVA incluído
22.00 IVA incluído
22.00 IVA incluído
22.00 IVA incluído

La elaboración de nuestro panettone artesano

Un panettone artesanal necesita cuatro días para ser elaborado. La magia comienza con una levadura elaborada con harina y zumo de frutas que se refresca a diario. Esta levadura o masa madre se vuelve a refrescar cada tres horas hasta que alcanza el punto óptimo de madurez. Una vez hecho esto, es hora de amasar el primer empaste, compuesto de mantequilla, harina, yema de huevo, agua y la masa madre, y se deja fermentar toda la noche. Al día siguiente, la masa vuelve a amasarse con el azúcar, la miel, más yemas, más mantequilla y los ingredientes propios de cada tipo: chocolate, turrón, naranja confitada, cidra, toffee, etc. Una vez colocados en sus moldes de papel, tendrán que fermentar durante toda la noche para ser horneados a la mañana siguiente. Aún tendrán que reposar toda una noche boca abajo antes de que puedan ser embolsados.
El último paso es hacértelo llegar. Puedes hacerte con uno de nuestros panettones artesanales en nuestras tiendas físicas o comprarlo online en esta misma web.
 
Así es cómo preparamos nuestro panettone artesano en nuestro obrador de Aspe, Alicante.
 

También te recomendamos

6.00 IVA incluído

Toñas y madalenas

Toña de boniato y calabaza

3.50 IVA incluído
6.00 IVA incluído
6.00 IVA incluído

¿Quieres saber más sobre nuestro panettone artesano?

La importancia de la masa madre y de unos buenos ingredientes

Si quieres saber más sobre nuestros panettones artesanos no puedes perderte este vídeo. En él te explicamos lo importante que es tener una buena masa madre de cultivo natural, así como unos ingredientes naturales. También te mostramos cómo elaboramos paso a paso nuestro panettone artesano en nuestro obrador de Aspe (Alicante) para que puedas seguirlo con todo detalle.

Nuestra tradición familiar

Una saga que se remonta a 1758

Si quieres saber más sobre nuestra tradición familiar, tenemos que remontarnos a mediados del siglo XVIII. En 1758 Vicente Asencio y Margarita Almodóvar comenzaron a ejercer el oficio de pasteleros y confiteros en la localidad alicantina de Aspe. Poco tiempo después, Vicente obtuvo el título de Maestro confitero del Gremi de Mestres Sucrers de Valencia. El testigo familiar pasaría de generación en generación hasta llegar a Raúl Asencio, Teresa Navarro y su equipo. 

Últimas entradas de nuestro blog

Síguenos en Instagram

Instagram has returned invalid data.